¿Qué es la calidad de la energía eléctrica?

La calidad de la energía eléctrica es un concepto que se puede definir como un estado de balance entre las características de consumo energético de los dispositivos y el suministro de energía, bajo condiciones adecuadas que permita mantener la continuidad del flujo eléctrico, sin desmejorar o generar fallas los componentes del equipo.

El énfasis en “se puede definir como” se debe a que en la actualidad existe un debate sobre el término a nivel mundial, ya que muchas organizaciones le han dado su propia interpretación de acuerdo a las variables sociales en el consumo de energía eléctrica. Hay quienes aseguran que para definir la calidad de la energía eléctrica es necesario explicar al ciudadano en qué momento cuenta con un nivel de servicio eléctrico de calidad o lo que es igual con calidad de servicios eléctricos.

Existe calidad de servicios eléctricos cuando todas las características técnicas y administrativas vinculadas con la generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica que se le brinda al usuario satisfacen sus necesidades de consumo energético.

Ahora bien, existen cuatro factores que afectan la calidad de la energía y que pueden ser de referencia para clasificar las variaciones en el límite de tolerancia de carga seleccionado para el equipo:

  • Variaciones de frecuencia eléctrica: Son poco frecuentes y por lo general ocurren en sistemas eléctricos alimentados por compañías suministradoras, en especial cuando se encuentren en sistema aislados de motor-generador.
  • Variaciones de amplitud eléctrica: Ocurren de diferentes formas y rangos de tiempo. Pueden ser cortos o prolongados en condiciones de estados estables.
  • Variaciones de forma de onda: Son producidas por cargas no lineales denominadas distorsión armónica.
  • Desbalance entre las fases de un sistema polifásico: Es causado por la operación de cargas monofásicas desiguales. Afectan especialmente a máquinas rotatorias y circuitos de rectificadores trifásicos.

Al ser estos factores fluctuantes no resulta para nada fácil obtener una calidad de la energía eléctrica óptima, ya que esta va a depender esencialmente de las necesidades energéticas del equipo eléctrico, ya que una buena calidad de la energía para un refrigerador puede no ser lo suficientemente buena para una lavadora y viceversa.

Es de saber, que hay equipos más sensibles que otros a las variaciones como por ejemplo los relojes digitales y las computadoras. Siendo estos los principales afectados de las desmejora de la calidad de la energía eléctrica y generadores de ella a su vez, ya que su uso se ha incrementado el consumo de energía drásticamente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *